sábado, 26 de diciembre de 2009

8 La fábula del pájaro, el lobo y el gato

8 La fábula del pájaro, el lobo y el gato

Estoy mirando el gato lila
que apenas se lanza sobre el reflejo
de la luna
llena
en el lago
con un gran maullido
canta
cómo se ahoga
la cuenca húmeda
sólida
que lo recubre
hace que reverbere el gemido
y lo revierta
hacia una densidad vital
que al final lo ignora.

Estoy espantando al lobo
feroz
atroz consigo mismo
sin dientes de tanto
morder la nada
el aire
el suspiro
la náusea.
Se hace oveja y bocado a bocado...
masticando palabras
envasadas al vacío
o
nada más,
trozos de carne
despellejados
colgando a jirones
que gotean,
las fauces que se asoman
al filo de la angustia...
que es la boca,
unos labios que clavan
los colmillos
que hienden su grosor
en la espesura
del sueño
(atravesando la ropa)
por el que volaba el pájaro
y que está palideciendo....
hasta reventar en un aullido
voraz
triste, sereno
que todo lo domina
el canto final
o la derrota
del ser
del animal
del sexo
de la sombra
que dejas
en lugar de la persona
....

Y
finalmente
la piel
como un manto que no cubre
cuando espejea
la noche que es invierno
y los cristales helados
la densidad
de todos tus errores
traspasan
la ineptitud del momento
y todo lo desborda
....

Pero al fin
llega el día
la luz
la nube gris
el párpado mojado
la alegría...
y el pájaro trina,
coquetea, repica,
gorgoritos que suenan
a batir de alas
encolerizadas y absortas
por salir del engranaje
que le tiene secuestrado
entre las rocas
un fugaz fracaso
un aleteo
palabras prácticamente brazos
agitando el espacio
sin nada más que hacer
que seguir intentándolo....
.....

El gato
de tanto lanzarse en pos de los reflejos
está gastando sus vidas
de 7
ya sólo le quedan 4
de lila a fucsia
luego añil,
violeta,
morado....
y otra vez el pelo
y los bigotes
negros
empapados.
-----

El lobo
rodeado de carneros
tiene miedo
y aúlla
pero el viento silba más
y lo reclama....
la manada se fue
cansada de esperarlo
debajo del cielo rojo
desconchado
casi ya amarillo, medio ocre,
un verdoso cruel, vomitivo
y pálido,
un castigo de colores
en el firmamento
de tanto alquitranarlo...
poderosas razones tendría
pues
para quedarse
solo
el lobo solitario....
rodeado de carneros
de corderos, de ciervos
sumidos en un afán
de calma anestésica
más abrumadora
que cualquier tormenta
que cualquier pedazo de arco iris
caído
unicolormente
en medio de este campo
inmenso, repleto de sentido
por rellenar,
en medio del jodido escenario.

Pobrecito, míralo allí,
parece un anuncio
un cartel publicitario
"el lobo que
temía a las ovejas"
un slogan currado.......
....

El pájaro los observa con ternura
posado en su suave tercio
de dimensión suspendida
en el aire
que hace libre su existencia
y le permite
sonreír
cuando todos los demás piensan que llora
porque caen los pedazos de cubierta
pluma pequeña
y luminosa
que desflora
el tenaz descolgar de las agujas
que llaman a la puerta
o simplemente
se evaporan
----

porque ese tipo de sonrisa
de pájaro

Nunca la habían visto antes....

los dos animales
mamíferos
buscan el plumaje
con los dientes sarnosos uno
desconfiados, el otro
Con las garras tenaces
intentan arrancar
como juego primitivo
los trazos
cercenados por zarpas
de otros tantos animales
que pretendían
destacar
sobre el propio paisaje.
--------

El lobo
desollado
se cruza con el felino
del color púrpura químico
y ninguno se atreve a respirar....

Sin saber cuál de los dos
Es el cobarde

Se miran con recelo
como si se conocieran...
De antes

El pájaro
no está
libre
solamente batir de alas
o
palabras como brazos

mientras
los otros animales
perdidos
aún
se preguntaban de dónde sale.