martes, 15 de diciembre de 2009

3 Hombres de Luz

Esta mañana
el reloj es una esfera
pedazos de tinta
dibujando
lo que era
(lo que es)
lo que será
questa sera
espacios entre dientes
astillas de madera
silbidos sabor plata
en el tremendo traqueteo
que enlaza
el sueño de esta noche
contigo

Espera,
lobo sin colmillos de tanto
hincar marfil en carnes
putrefactas
hedientas
mórbidas
estridentes
exhaustas.

Lastimeras

Hombres de luz
y sudor en una cama
mientras recoges las mentiras que hay sobre la mesa
y pones a lavar la sábana.

Mira su reflejo
en el cristal
convexo

No
no soy yo
la aguja hiende su pupila
en los orificios
envenenados
por donde
sales a la vida

para sentirte más caliente…

Pero no me busques luego
Luego es un ahora que nunca llega a escribirse
ahora es cuando yo
lo quiero
lo deseo
¿no ves que intento
peinarte con los dedos?
Lo demás
excusas
palabras importantes
que me trajeron las
musas
de otros sueños
hombres que te siguen
desperdiciando
el empeño de tenerte
valerse por sí mismos
Por si acaso,
quererte
protegerte

Ya sé que para ti
no es suficiente
el hambre descomunal
que me destroza
lo siguiente,
la vida que tú esperas
y yo espero
la vida que persigues
y detesto.

Esto que lees
es un trozo
de texto
Sin más
una redención por palabras
sin sexo

Ahora despierta
sácate legañas
el pecho arriba
que no piensen que has sufrido
y quieres ser mujer
debajo de unos brazos
que son ramas de un árbol
tendido
que mandaste talar
para construir un chalé
con tres cocinas
comedor
Y un salón de té.

Habitación de invitados
que nunca lo supieron
Y por eso,
Tampoco se quedaron.

Un trastero lleno
de hombres
grises
donde siempre
me encierras

Hombres de Luz
Que buscan en la máquina del tiempo
Sus maletas

Mañana en Occidente

Salí a buscarte
y encontré
tu imagen
en la stessa escalera
vacía de pendiente

y debajo un señor
muy educado

chi mi chiedeva
la hora
perchè non ce la faccio più
y cómo no
Por si acaso
la cuenta corriente