martes, 29 de diciembre de 2009

12 Cumpleaños

12 Cumpleaños (a, B....perdí la siguiente letra de mi alfabeto) sotto il cielo viola

Feliz
de haber soñado esta noche
que sudaba de fiebre
enfermo de náusea y de saliva
entre las paredes fértiles
que comprimen el frío
que en las venas de mis manos
cristaliza,
revienta...

Después,
una resaca feroz
sin previa borrachera.
Amarte, estar perdido como un hombre
circundando la esfera,
sin final, elíptica, cubierta
por una capa cruel de pieles muertas.
Amarte y saber que nunca me has amado
que sólo te veías reflejada
reflejado
en el ancho mar marrón
que al cielo se entrega.

Te grité,
con la lluvia feroz que derrochaba esfuerzos
inútiles por anegarme
quizá
no me oyeras
te grité que por favor no soltaras la cuerda
porque llevo enganchado
el pecho a la esperanza, al chorro de sangre
que mana encharcando
la tierra que tus pies
no quisieron pisar, acobardados,
mientras el cielo rojo
se estaba ensanchando.

Claramente lo dije,
con mi voz más profunda y las palabras claras.
Y mientras caía el agua
y todo se arrasaba
encendías el lecho con la vela
y prendían las sábanas.
Y sentí como un árido temblor
dentro del hueso
y la cuerda
lejos
suelta
fláccida...

Y tus ojos enormes
riendo
en la noche
y toda la mediocridad
abrumando la nada.

...Y otras manos, vinieron a agarrar
con fuerza
la soga
a tensar el ácido interior
de la rama pelada....
el músculo, saboreado en la boca,
todas las aristas de la carne
como si todas vivieran
dentro de mi piel,
Para reeducarme
dentro de los anillos
que relucen
y afilan la roca.
Un aliento de mujer que todo lo construye,
cuando me alejo
la ciudad sin letras de por medio
sin discursos
silencios sin heridas
y sin costra
inmunidad acordada
entre amantes del sueño
que se conocen todo de memoria.

y cuando encuentro el color verde
iluminado
y la voz que canta, canta...
entonces sé que estoy otra vez colgado como un pájaro
soñando sin medida
prendado de la rama.....


Y despierto
en una ciudad que no sabe que existo

En una burbuja secuencial
que huele a reloj clavado en una lápida

y a nada me entrego con más fuerza
que a ser yo
un año más

un año más que me estás adjudicando

y que para mí
poeta de la entropía
y la navaja

huele a la sangre que rezuma
niebla y que sabe a pólvora
cuando silba la herida
donde incrustaron la bala.

…..
15 de Junio de 2008
Amsterdam